Washington Theatrics

A Monumental Week in Washington
by Jay McAdams

Theatre and politics go hand in hand. The ancient Greeks knew it and that’s why theatre is still relevant these 2500 years later. Politics and theatre came together last week in Washington when over 1,000 theatre makers from across the world descended on D.C. for the annual TCG (Theatre Communications Group) conference. But even for people who create drama professionally, this was a mind-blowingly dramatic week. The House had its highly theatrical sit-in to push for gun control legislation during our previously arranged visits to Capitol Hill. This meant that the biggest delegation of theatre artists TCG had ever sent to visit elected officials in the House and Senate was suddenly right in the thick of things.

Our morning debriefing at the beautiful Folger Theatre featured exhausted but exhilarated Congresswomen who’d been up all night participating in the sit-in. Congresswoman Betty McCollum of Minnesota told us that when the microphones were turned off at the House podium to try to end the sit-in, she used her theatre training from high school and encouraged her colleagues to project their voices. And New York Congresswoman Louise Slaughter showed her fighting spirit despite lacking sleep, and acknowledged how important the arts have been in helping veterans cope with PTSD. That the arts heal was not news to theatre people, but it was great to hear it from our Congresswomen, especially in the midst of the sit-in.

Some TCG members managed to talk their way into the House gallery during the last half hour of the sit-in. After the sit-in ended mid-morning, some House members came outside and greeted the cheering crowd. I found myself in a press gaggle with C-SPAN and other reporters talking with Congressman Beto O’Rourke of Texas, who used his cell phone to broadcast video of the sit-in over the internet when Speaker Ryan ordered the cameras on the House floor turned off. This was unprecedented. I thanked him for fighting for common sense gun control laws and told him that it was way past time. It was so cathartic for me after having spent a week utterly enraged at the inaction of our Congress after the worst mass shooting in history. But having an audience with a sympathetic Congressman now made it feel like maybe, just maybe, there was the potential for progress. The outrage and despair I’d felt since Orlando was replaced with...dare I say it... hope. It was really a beautiful scene.

As we were heading to the Senate office building for our meeting with our California Senator’s office, we walked past the Supreme Court building and I saw a woman sitting on a bench crying. Cameras were being set up in front of the court house because they were announcing the 4-4 vote on immigration. Oh yes, the woman on the bench... it now made sense. It is amazing how being in Washington when these life and death decisions are being made makes it so...real. Just standing outside these monumental buildings made me feel less helpless, even about what I believe to be a bad decision. Partly because on the ground, it seems very matter of fact in D.C. in a way that is somehow... comforting. These major events happen here daily. People go to their offices in these grand buildings and decide who can get married, or have an abortion, or enter the country. It’s business as usual. With a lunch break. In the Senate cafeteria, if not for the sea of black suits, you’d never know these were the same staffers, the backstage crew if you will, for the offices generating the bitter partisan rancor we see on the daily news. But here, they were just people eating their lunches, like folks in any other city anywhere. Like actors at intermission, where the drama stops and the actors playing the antagonists sit beside the actors playing the protagonists.

Later that night I saw the breaking news about the vote in England to leave the European Union. The British TV news anchors were very grim, as were the British theatre artists at the conference. So at midnight I walked to the White House seeking that same sense of comfort I’d found earlier on The Hill. And there t’was, majestic and proud. All was quiet, which again, made me feel secure. I walked to the White House three times in as many days just to be soothed by its stateliness and its normalcy. Even the armed police were surprisingly comforting. I talked with one of them about the fanatics who hang out there every day screaming about Jesus over megaphones and the racists holding signs with the N-word. We talked about our Constitution and First Amendment rights and agreed that we had to allow them to be there, no matter how offensive. You can be sure no extremists are shouting profanities over a megaphone in front of the Kremlin, at least not for long. But this is the balance of freedom in full view, the yin and yang of true liberty, which is not always pretty.

Theatre was connected to the world stage again by Ambassador Samantha Power, Permanent Representative to the United Nations, who spoke at the conference closing. She noted how her mother, an Irish immigrant and physician, introduced her to theatre as a child and she fell in love with the magic of it. This reminded me of why it’s so important that we do Theatre For Young Audiences. And now Ambassador Power brings members of the United Nations Security Council to theatres in New York and that has helped her colleagues from far off developing nations be exposed to other points of view, which in turn has helped her gain support on major issues of life and death around the world. “All the world’s a stage”, wrote Shakespeare. ‘Tis.

On the way to the airport, we passed by the White House one last time and happened to see Marine One coming in for a landing on the South Lawn. The police blocked off the street and tourists at the Washington Monument began running toward the South fence of the White House, hoping to catch a glimpse of the leader of the free world. I confess I wanted to get out and run for the fence too. I mean, how often does your life intersect with the most powerful person in the world? It’s a big deal. Traffic was delayed for a couple of minutes by the police blockade, until the massive yet elegant chopper landed. I was excited by the theatrics of it all and felt honored to be there, but our Uber driver was very casual about it. Happens all the time he said. Just another day in Washington.


UNA SEMANA MONUMENTAL EN WASHINGTON
por Jay McAdams

El teatro y la política van de la mano. Los antiguos griegos lo sabían y por eso el teatro sigue siendo relevante 2500 años más tarde. Teatreros de todo el mundo acudieron a DC para la conferencia anual TCG (Theatre Communications Group / Grupo de Comunicaciones de Teatro). Pero incluso para las personas que hacemos teatro profesionalmente, esto fue una emocionante y dramática semana. El congreso tenía su sesión altamente teatral para impulsar una legislación de control de armas durante nuestras visitas concertadas previamente al Capitolio. Esto significaba que la mayor delegación de artistas de teatro que TCG nunca antes había enviado a visitar a los funcionarios elegidos en la Cámara y el Senado, nos vimos de repente exactamente en medio de esta toda esta turbulencia.

Nuestra sesión de la mañana en el hermoso Teatro Folger contó con una agotada pero entusiasmada congresista que había estado despierta toda la noche participando en el plantón. La congresista Betty McCollum de Minnesota nos dijo que cuando los micrófonos se apagaron en el podio dentro del congreso para intentar poner fin a la sesión, ella utilizó su formación teatral que tuvo en la escuela secundaria y animó a sus colegas para que proyectáran sus voces. Y la congresista de Nueva York, Louise Slaughter mostró su espíritu de lucha a pesar de no haber dormido ni tomado su café, y reconoció la importancia que las artes han tenido para ayudar a los veteranos a hacer frente al trastorno de estrés postraumático. Que las artes curan no era nuevo para la gente de teatro, pero fue genial escucharlo de nuestros congresistas, especialmente en medio de la sesión.

Algunos miembros de TCG lograron entrar en la galería de la Cámara durante la última media hora de la sesión. Después de que el plantón terminó a media mañana, algunos miembros de la Cámara salieron a saludar a la multitud que lo vitoreaba. Me encontré en una manada de prensa con C-SPAN y otros reporteros que hablaban con el congresista Beto O'Rourke de Texas, quien utilizó su teléfono celular para transmitir por internet el video del plantón cuando por micrófono Ryan ordenó en el pleno de la Cámara que todas las cámaras de video se apagaran. Esto no tuvo precedentes. Le di las gracias por luchar por las leyes de control de armas de sentido común y que ya se habían tardado en hacer algo. Era tan catártico para mí después de haber pasado una semana totalmente enfurecido por la inactividad de nuestro Congreso después del peor tiroteo masivo de la historia. Sin embargo, tener una audiencia con un miembro del Congreso que simpatizaba con nuestra causa, me hacía sentir como si tal vez, pero sólo tal vez, existiera la posibilidad de progreso. La indignación y la desesperación que había sentido desde Orlando cambió por ... me atrevería a decir ... esperanza. Fue realmente una escena hermosa.

Mientras nos dirijíamos al edificio de las oficinas del Senado para nuestra reunión con nuestro senador de California, caminámos más allá del edificio de la Suprema Corte y vi a una mujer sentada llorando en un banco. Las cámaras estaban siendo instalando en la calle, afuera del Supremo Tribunal para anunciar la votación 4-4 sobre inmigración. Entonces me acordé de la mujer en el banco ... ahora tenía sentido. Es sorprendente estar en Washington cuando estas decisiones de vida o muerte están siendo tomadas, hace ver todo tan ... real. Sólo el estar de pie fuera de estos edificios monumentales me hizo sentir menos impotente, incluso en lo que creo que es una mala decisión. En parte porque aqui en DC, parece muy una cuestión de hecho que es de alguna manera ... reconfortante. Estos grandes eventos ocurren aquí a diario. La gente va a sus oficinas en estos grandes edificios y deciden quién puede estar casado o tener un aborto, o entrar en el país. Es lo de siempre. Con una pausa para el almuerzo. En la cafetería del Senado, si no fuera por el mar de trajes negros, nunca sabríamos que éstos son los mismos miembros del personal, el equipo atrás del escenario, por decirlo de alguna manera, de las oficinas donde se genera el amargo rencor partidista que vemos en las noticias del día. Pero aquí, no estaban más que las personas que toman su almuerzo, al igual que la gente en cualquier otra ciudad en cualquier lugar. Al igual que los actores en el intermedio, donde el drama se detiene y los actores que interpretan a los antagonistas se sienta junto a los actores que interpretan a los protagonistas.

Más tarde, esa noche vi las noticias de última hora sobre el voto en Inglaterra para salir de la Unión Europea. Los presentadores de noticias de televisión británicas estaban muy sombríos, al igual que los artistas de teatro británicos en la conferencia. Así que a media noche pasé por la Casa Blanca en busca de la misma sensación de confort que había encontrado anteriormente en el Capitolio. Y ahí estaba, majestuosa y orgullosa. Todo estaba en silencio, que a su vez, me hizo sentir seguro. Pasé por la Casa Blanca tres veces en dos días sólo para sentirme aliviado por su majestuosidad y su normalidad. Incluso los policías armados estaban sorprendentemente tranquilos. Hablé con uno de ellos acerca de los fanáticos que están allí fuera todos los días gritando acerca de Jesús con megáfonos y los racistas con carteles con la palabra-"N". Hablamos de nuestros derechos y la constitución de la primera enmienda y acordamos que teníamos para permitir que estuvieran allí, no importa cuán ofensivo sea. Puede ser que no haya extremistas que están gritando profanidades con un megáfono frente al Kremlin, al menos no por mucho tiempo. Pero esto es el equilibrio de la libertad, el yin y el yang de la verdadera libertad, que no es siempre tan bonita.

El teatro fue conectado de nuevo con el escenario mundial por la embajadora Samantha Power, representante permanente ante las Naciones Unidas, en la conferencia del cierre. Ella comentó cómo su madre, una médica inmigrante irlandesa, la introdujo en el teatro de niña y cómo se enamoró de su magia. Esto me recordó por qué es tan importante hacer Teatro Para El Público Joven. Y ahora que la embajadora Power lleve miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a los teatros en Nueva York, ha ayudando a sus colegas de naciones lejanas en desarrollo exponiéndolos a otros puntos de vista, que a su vez le ha ayudado a obtener su apoyo en los principales problemas de la vida y de la muerte en todo el mundo. "Todo el mundo es un escenario", escribió Shakespeare.

En el camino al aeropuerto, pasamos frente a la Casa Blanca por última vez y vimos al "Marine One" aterrizando en el jardín sur. La policía bloqueó la calle y los turistas en el Monumento de Washington corrieron hacia la valla del Sur de la Casa Blanca, con la esperanza de echar un vistazo al líder del mundo libre. Confieso que yo quería correr a la cerca también. Quiero decir, ¿con qué frecuencia uno se cruza en su vida con la persona más poderosa del mundo? Es muy importante. El tráfico se retrasó por un par de minutos por el bloqueo de la policía, hasta que el inmenso pero elegante helicóptero aterrizó. Yo estaba emocionado por la teatralidad de todo y me sentí honrado de estar allí, pero nuestro chofer de Uber estaba muy casual al respecto. Esto pasa todo el tiempo. Es sólo otro día más en Washington.