A New Mom Shares Mixed Feelings on “Back to School”

A New Mom Shares Mixed Feelings on "Back to School"

By Tina Langill

As the new school year begins, the 4 to 5 year-olds are starting Kindergarten and children are moving up the day care ladder. I thought I had at least 5 years before the school year was part of my parenting cycle, but suddenly I’m already a “back to school” parent because the new school year means a space has opened up at the childcare center for my 9 month old baby. I’m flooded with relief, new worries, and a little bit of guilt.

I’m relieved that there will be more uninterrupted time to focus on work. While I love my little bundle of joy, it can be difficult to fully meet her needs and keep up with the duties of my work, often leaving me feeling pulled in multiple directions (and often being ACTUALLY pulled on by the baby!). I am looking forward to those precious hours each week that I know I can concentrate fully on the latest project or task with no distractions.

Then come the worries. Is this a good child care center? Do they have good caregiver-to-child ratios? She’s never been in a group of children before, what if she feels ignored? What if another child hurts her? What if she hurts another child? What if there’s an emergency? Will I spend all day worrying about her and get no work done anyway? Will she miss me? Will she NOT miss me? Will she feel like I’ve abandoned her?

That’s where the guilt comes in. The parent work/life balance. Am I a “bad parent” for being excited to have time away from her? How do I make money to support us, but still spend time with her so that she knows she is loved? Isn’t it in her best interest for me to quit my job and just stay home with her?

But then I think about what my job is. I work at an organization that serves hundreds of children each week. Every week, parents all over Los Angeles are sending their "babies" to us, and our mission is to help them grow and send them back. I think about 6 years down the line, how I would want a place like 24th STreet Theatre to send my child after school to find her voice. 10 years from now, I want her to attend our Enter Stage Right field trip and learn about the magic and power of the theatre (if she hasn’t already picked that up just by coming to work with me!). In 15 years, I want her to be able to mentor young students and learn how to be a leader and a role model. And I want to bring her here to see great stories, and talk with her about what the story meant and how it made her feel. And if I can’t do my job, then maybe places like 24th STreet Theatre won’t be here for her to visit.

So I’m going to trust that the parent, just like me, who is working at the day care with my baby, feels the same way about that place. And as they send their child out, maybe to another classroom, or to their first day of school, or college, or maybe even to 24th STreet Theatre, they can serve the children in their care with their full attention. And I finally get what it means when they say, “it takes a village.” So I’m going to let the guilt and the worry go, and remember that we have a community that is going to help us raise her up to be a part of the village herself one day. That there are other educators and care givers excited to meet the new children in their lives this year and share some of their magic and wisdom, and other parents who are sending their babies off to day care and school so they can play their part in the whole process too. So it’s ok that she’s going to day care and I’m going to work, and we can both be excited about that.

She’ll still come to work with me on Wednesdays.

-------------------------------------------------------------------------------------------

Una nueva mamá comparte sus sentimientos encontrados sobre "El regreso a la escuela"

Por Tina Langill

A medida que comienza el nuevo año escolar, los niños de 4 a 5 años están comenzando el Jardín de infantes y los niños están subiendo la escala de guardería. Pensé que tenía al menos 5 años antes de que el año escolar fuera parte de mi ciclo de crianza, pero de repente ya soy un padre de "el regreso a la escuela" porque el nuevo año escolar significa que un espacio se abrió en el centro de cuidado de niños para mi bebé de 9 meses. Esto me trajo un gran alivio, nuevas preocupaciones y un poco de culpa.

Mi alivio de que habrá más tiempo ininterrumpido para centrarme en el trabajo. Aunque me encanta mi pequeño paquete de alegría, puede ser difícil satisfacer plenamente sus necesidades y mantenerse al día con los deberes de mi trabajo, a menudo sintiéndome tirada en múltiples direcciones (y muchas veces siendo REALMENTE tirada por el bebé!). Espero con ansias esas preciosas horas cada semana dónde se que puedo concentrarme completamente en el último proyecto o tarea sin distracciones.

Luego vienen las preocupaciones. ¿Es este un buen centro de cuidado para niños? ¿Tienen buenos niveles de atención de parte de los cuidadores de niños? Nunca ha estado en un grupo de niños antes, ¿y si se siente ignorada? ¿Y si otro niño la lastima? ¿Y si lastima a otro niño? ¿Qué pasa si hay una emergencia? ¿Pasaré todo el día preocupándome por ella y no haré ningún trabajo de todos modos? ¿Me extrañará? ¿No me extrañará? ¿Se sentirá como si la hubiera abandonado?

Ahí es donde entra la culpa. El equilibrio entre el trabajo y la vida de los padres. ¿Soy una "mala madre" por estar emocionada por tener tiempo lejos de ella? ¿Cómo puedo ganar dinero para mantenernos y aún así pasar tiempo con ella para que ella sepa que es amada? ¿No es lo mejor para mí dejar mi trabajo y quedarme en casa con ella? Pero entonces pienso en cuál es mi trabajo. Trabajo en una organización que atiende a cientos de niños cada semana. Cada semana, los padres de todo Los Ángeles están enviando a sus niños a nosotros, y nuestra misión es ayudarlos a crecer y enviarlos de vuelta. Pienso en que 6 años más adelante, cómo me gustaría tener un lugar como el Teatro 24 para enviar a mi hija después de la escuela para que encontrara su voz. Dentro de 10 años, quiero que ella asista a nuestro programa de Enter Stage Right y aprenda sobre la magia y el poder del teatro (¡si ella no lo ha agarrado ya solo por venir a trabajar conmigo!). En 15 años, quiero que ella sea capaz de orientar a los estudiantes jóvenes y aprender a ser un líder y un modelo a seguir. Y quiero traerla aquí para ver grandes historias y hablar con ella sobre lo que significó la historia para ella y cómo la hizo sentir. Y si no puedo hacer mi trabajo, tal vez lugares como el Teatro 24 no estarían aquí para que ella los visite.

Así que voy a confiar en que el padre, al igual que yo, que está trabajando en la guardería con mi bebé, se siente de la misma manera en ese lugar. Y a medida que envían a sus hijos, tal vez a otro salón de clases, o a su primer día de escuela, o universidad, o tal vez al Teatro 24, pueden servir a los niños a su cuidado con toda su atención. Y finalmente entiendo lo que significa cuando dicen, "se necesita un pueblo". Así que voy a dejar que la culpa y la preocupación se vayan, y recordar que tenemos una comunidad que va a ayudarnos a criarla para que un día, ella misma sea parte de ese pueblo. Ya que hay otros educadores y cuidadores emocionados de conocer a los nuevos niños en sus vidas este año y compartir parte de su magia y sabiduría, y otros padres que están enviando a sus bebés a la guardería y a la escuela para que puedan desempeñar su papel en todo este proceso también. Así que está bien que ella vaya a la guardería y yo vaya a trabajar, y ambos podemos estar emocionados por eso.

Aún así, ella vendrá a trabajar conmigo los miércoles.