Unaccompanied / Sin compañía

orphanage.JPG

by Jay McAdams

Los Angeles is home to the largest population of Salvadorans outside of El Salvador. Just this morning as I walked my dog, a nice Salvadoran neighbor I’d never met introduced himself to me. If you’ve ever been to LA, you’ve met a Salvadoran. 24th STreet Theatre sits in an immigrant community comprised mostly of Mexicans, Salvadorans, Guatemalans, and Hondurans. Many years ago the US Embassy in El Salvador called and asked if we’d like to come there with one of our Spanish-language shows. We were thrilled. That phone call was the beginning of a life-changing relationship for me with El Salvador. Since then we have had the honor of working there four times, three of those trips being at the invitation of the US State Department’s Cultural Envoy program. We have taught theatre workshops for kids and adults and teachers, performed at orphanages, held roundtables with local theatre artists, worked with El Salvador’s youth symphony, done many press interviews and public events, and performed shows at the beautiful Teatro Luis Poma in San Salvador. Deb, Chima and I have made dear lifelong friends there. And on every one of our four trips to Central America, I have had deeply personal conversations with my Salvadoran friends about their politics, economics, crime, international relations, the history of the civil war there, and the U.S.’s role in El Salvador during the war and now. El Salvador is a complex country and there is much that I don’t understand about it, even after my travels there.

The two things that stand out to me most are complete contradictions. One is the absolute loveliness and graciousness of the Salvadoran people and the other is the palpable danger you feel in the streets there. These two things are at odds and don’t seem to belong in the same country. But there they are, every time. The sweetest people you can imagine living in one of the most dangerous countries in the world.

The reason you go there is the Salvadoran people. They are the best.  They are hard working and quick to smile. There is a beautiful formality about the culture, a demure respectfulness, which we could do with a bit more of in the US these days. When you meet someone, it’s two kisses, one on each cheek, with a warm smile and a sweet “mucho gusto”. We became instant friends with the kids we worked with on every trip and still keep in touch with some of them. They trusted us enough to share their dreams and hopes. These kids, who must always be cautious of strangers let their guard down and embraced us with open arms. That is quite telling about their true generosity.

 

When I heard the news recently that our government is now revoking the protected status of 200,000 Salvadoran immigrants, I wondered how this small country could handle 200,000 more people being sent there to live. Already Salvadorans are scrambling to make ends meet. Their economy is strangled. Even skilled jobs like nurses and engineers earn little money. If we did deport these people, how would they survive?

 

The premise for ending the protected status of these immigrants is that they were originally refugees from an earthquake decades ago, but now that this earthquake is no longer a problem, the US government says that protection should end and those people should be deported. Here’s the thing. El Salvador is a country choked by grinding poverty and lawless violence. Just because the earthquake is long gone, doesn’t mean it’s safe to send people there. It’s not. Remember just a few years ago, when mothers were sending their young kids on trains so that they’d at least have a chance at a life? Unaccompanied minors, our government called them. A Salvadoran mother explained that the only way her 7-year old son could possibly survive was to put him on a train and send him toward the US. Even with all of the dangers that could lie ahead on that journey for him, his odds were still better than staying in El Salvador where he faced certain death, according to his mother.  

There has been some unfortunate name-calling lately of developing countries by our leaders. El Salvador is a lovely country with much to teach the US about resilience, tolerance, and hard work.  It is also a small country with many of the same problems as the rest of the developing world; a lack of basic security, an economic system that keeps most people impoverished, and a justice system that provides far too little justice. El Salvador has one of the highest per capita murder rates in the world. I remember being startled on my first trip there when the US Embassy sent a bullet-proof vehicle to pick us up at the airport. When I asked the driver why there was a thick bullet-proof door inside the regular door of the van, he just smiled and said, “we just want you to be safe”. Gangs control much of the country and the US has added to the problem over decades by deporting our gangsters there. Extortion and intimidation are things ordinary citizens must deal with. They are always on guard against petty robbery because of the abject poverty. No matter which side of the aisle you’re on, you will agree that you’d never want to send your family members to live in any developing country where their basic security is in jeopardy.  

A friend of mine in San Salvador sent me an email last week. She said that the news of the US change for Salvadoran immigrants made it a sad week in El Salvador. The $4.5 Billion in remittances, which are a huge piece of the Salvadoran economy will stop coming from relatives in the US and that will hurt many real Salvadorans. The Salvadorans we deport will struggle to survive and make a living in a country they haven’t lived in for decades. American kids with Salvadoran immigrant parents face having to move to Central America with their deported parents or grow up as orphans in the US. None of these are good solutions. None of these are human solutions. None of these options even solve any problems. They just cause more. No matter how you slice it, if you really imagine the level of trauma caused by 200,000 longtime US residents being deported, it’s pretty awful on a human scale. No matter how you slice it, nobody wins with this new plan and everybody loses. And in a game where nobody can win, you have to ask yourself how smart it is to play that game.

por Jay McAdams

Los Ángeles es el hogar de la mayor población de salvadoreños fuera de El Salvador. Esta mañana, mientras paseaba a mi perro, un buen vecino salvadoreño que nunca conocí se me presentó. Si alguna vez has estado en Los Ángeles, seguro has conocido a un salvadoreño. El Teatro 24 se encuentra en una comunidad de inmigrantes compuesta en su mayoría por mexicanos, salvadoreños, guatemaltecos y hondureños. Hace muchos años, la Embajada de EU en El Salvador nos llamó y preguntó si nos gustaría ir allá con uno de nuestros programas en español. Estuvimos encantados de hacerlo. Esa llamada telefónica fue el comienzo de una relación que me cambió la vida con El Salvador. Desde entonces, hemos tenido el honor de trabajar allí cuatro veces, tres de los cuales fuimos invitados por el programa de Enviados Culturales del Departamento de Estado de EU. Hemos impartido talleres de teatro para niños y adultos y docentes, actuado en orfanatos, mesas redondas con artistas locales, colaborado con la sinfónica juvenil de El Salvador, realizado muchas entrevistas de prensa y eventos públicos, y presentaciones en el bello Teatro Luis Poma en San Salvador . Deb, Chima y yo hemos hecho amigos para toda la vida allí. Y en cada uno de nuestros cuatro viajes a Centroamérica, he tenido conversaciones profundamente personales con mis amigos salvadoreños sobre su política, economía, crimen, relaciones internacionales, la historia de la guerra civil allí y el papel de los EU en El Salvador durante la guerra y ahora. El Salvador es un país complejo y hay muchas cosas que no entiendo al respecto, incluso después de mis viajes allá.

Las dos cosas que más me llaman la atención son contradicciones completas. Una es la belleza y la gracia absoluta del pueblo salvadoreño y la otra es el peligro palpable que sientes en las calles de allá. Estas dos cosas están en desacuerdo y no parecen pertenecer al mismo país. Pero ahí están, todas las veces. Las personas más dulces que puedas imaginar viviendo en uno de los países más peligrosos del mundo.

La razón por la que vas allí es el pueblo salvadoreño. Ellos son lo mejor. Son muy trabajadores y rápidos para sonreír. Hay una hermosa formalidad sobre la cultura, un recato respetuoso, lo cual podríamos hacer con un poco más aquí en los EU, estos días. Cuando conoces a alguien, son dos besos, uno en cada mejilla, con una cálida sonrisa y un dulce "mucho gusto". Nos hicimos amigos instantáneamente con los niños con quienes trabajamos en cada viaje y aún nos mantenemos en contacto con algunos de ellos. Confiaron en nosotros lo suficiente como para compartir sus sueños y esperanzas. Estos niños, que siempre deben tener cuidado con los extraños bajan la guardia y nos abrazan con los brazos abiertos. Eso es bastante revelador acerca de su verdadera generosidad. Cuando escuché las noticias recientemente de que nuestro gobierno ahora está revocando el estado de protección de 200,000 inmigrantes salvadoreños, me pregunté cómo este pequeño país podría manejar el envío de 200,000 personas más para vivir allá. Los salvadoreños de allá luchan para llegar a fin de mes. Su economía está estrangulada. Incluso trabajos calificados como enfermeras e ingenieros ganan poco dinero. Si deportamos a estas personas, ¿cómo sobrevivirían?

 

La premisa para terminar con el estatus de protección de estos inmigrantes es que originalmente fueron refugiados de un terremoto hace décadas, pero ahora que este terremoto ya no es un problema, el gobierno de los EU dice que la protección debe terminar y esas personas deben ser deportadas. Así está la cosa. El Salvador es un país ahogado por la pobreza extrema y la violencia sin ley. Solo porque el terremoto haya desaparecido hace mucho tiempo, no significa que sea seguro enviar personas allí. No lo es. ¿Recuerdas hace unos años, cuando las madres enviaban a sus hijos pequeños en los trenes para que al menos tuvieran la oportunidad de tener una vida? Nuestro gobierno los llamó: Menores sin compañía. Una madre salvadoreña explicó que la única forma en que su hijo de 7 años podría sobrevivir era ponerlo en un tren y enviarlo a los Estados Unidos. Incluso aún con todos los peligros que él podría pasar al venir en ese viaje, sus posibilidades eran aún mejores que quedarse en El Salvador donde enfrentaría una muerte segura, según su madre.

Últimamente ha habido desafortunados insultos de los países en desarrollo por parte de nuestros líderes. El Salvador es un país encantador con mucho para enseñar a los Estados Unidos sobre la resiliencia, la tolerancia y el trabajo duro. También es un país pequeño con muchos de los mismos problemas que el resto del mundo en desarrollo; una falta de seguridad básica, un sistema económico que mantiene a la mayoría de las personas empobrecidas y un sistema de justicia que proporciona muy poca justicia. El Salvador tiene una de las tasas de homicidios per cápita más altas del mundo. Recuerdo haberme sorprendido en mi primer viaje allí cuando la Embajada de los Estados Unidos envió un vehículo a prueba de balas para que nos recogiera en el aeropuerto. Cuando le pregunté al conductor por qué había una gruesa puerta a prueba de balas dentro de la puerta normal de la camioneta, él solo sonrió y dijo, "solo queremos que estés a salvo". Las pandillas controlan gran parte del país y Estados Unidos se ha sumado al problema durante décadas al deportar a nuestros gánsteres allí. La extorsión y la intimidación son cosas con las que deben lidiar los ciudadanos comunes. Siempre están en guardia contra el pequeño robo debido a la pobreza extrema. No importa de qué lado del pasillo estés, estarás de acuerdo en que nunca querrás enviar a los miembros de tu familia a vivir en ningún país en desarrollo donde su seguridad básica esté en peligro. Una amiga mía en San Salvador me envió un correo electrónico la semana pasada. Ella dijo que la noticia del cambio en los Estados Unidos para los inmigrantes salvadoreños hizo que la semana fuera triste en El Salvador. Los $ 4.5 mil millones en remesas, que son una gran parte de la economía salvadoreña, dejarán de venir de parte de parientes en Estados Unidos y eso perjudicará a muchos salvadoreños reales. Los salvadoreños que deportamos lucharán por sobrevivir y ganarse la vida en un país en el que no han vivido durante décadas. Los niños estadounidenses con padres inmigrantes salvadoreños se enfrentan a tener que trasladarse a América Central con sus padres deportados o crecer como huérfanos en los EU. Ninguna de estas son buenas soluciones. Ninguna de estas soluciones son humanas. Ninguna de estas opciones resuelve ningún problema. Solo causan más. No importa cómo lo hagas, si realmente imaginas que el nivel de trauma causado a 200,000 residentes estadounidenses desde hace mucho tiempo, al ser deportados, es bastante horrible en la escala humana. No importa cómo lo hagas, nadie gana con este nuevo plan y todos pierden. Y en un juego donde nadie puede ganar, debes preguntarte qué tan inteligente es jugar ese juego.

 

   Ballet Folklorico Netjzi Techan - Danzas del Pueblo  at a 2015 hosted at 24th ST to honor our relationships with artists in El Salvador. 

Ballet Folklorico Netjzi Techan - Danzas del Pueblo at a 2015 hosted at 24th ST to honor our relationships with artists in El Salvador.