Pumpkin Spice Escapism / El Escapismo con Sabor a Calabaza

Pumpkin Spice Escapism

"I need comfort.
Necesito consuelo.

Consuelo serio."

Serious comfort."

What a year! If you’re like me, your head is exploding every time you see the news in 2017. Like the majority of people, I’m finding that in this divisive and explosive year in our country, I need comfort. Serious comfort. And I’m finding it in places I never would have expected. I’m not a sports fan, for instance, yet I found great solace in the World Series this year. That was new for me. I felt totally free of the madness while watching the games. It all seemed so pure and sweet...watching the boys of summer hit home runs with no politics mentioned. We all believed in the same thing for a few hours. No fake pitches or alternate scores. We all agreed on the rules. It felt so different from my normal diet of toxic news that I was consciously aware of how pleasant it was. It was a place I could go to escape the madness of our country. Just pass the peanuts. So I put all the politics aside and enjoyed the game like everyone else. I don’t know why I haven’t done this earlier in life. I guess I’ve never needed to before.

I am feeling the need to celebrate, to embrace things in a new way. Normally, I view the coming holiday season as something I’m not prepared for. Usually, early November catapults me into a race to Thanksgiving, then on to Christmas without ever taking a breath. I cope with the holidays rather than fully enjoy them. But I think this year might be different. I’m not even annoyed by everything becoming pumpkin flavored this year. I’m celebrating it. I’m not stressed about Thanksgiving being just around the corner, but am instead looking forward to really catching up with friends this year, something I do too rarely.

I am beginning to see a silver lining to this year’s chaos and venom. It’s not that I’m tuning out the real world, although most days I wish I could. I’m not in denial about our country. To be in denial, in my opinion, is to be unpatriotic. So tuning out is not an option for me. No, it’s the slow train wreck you just can’t look away from. But outrage has turned into warrior-like resistance, which has turned into malaise, which has now turned into my need to find peace wherever I can. As we approach the end of this very long year of division, I need comfort desperately. I’m cutting back on social media and trying to find some sense of balance. Even if my brain tells me that it’s my job to help fight the madness, my blood pressure tells me I’m clearly in need of balance. So in a weird way, I have our constitutional crisis to thank for making me seek out the good stuff. The healthy stuff. I’m actively seeking out exercise and a better diet and time with friends. And I’m actively reveling in the benefits.

During the Cuban Missile Crisis people were a nervous wreck and practiced ducking and covering. But I’m finding that the threat of nuclear war in 2017 is actually helping me seek out a more profound life. I’m enjoying the simple things more because I need to, because my head is still exploding daily. So instead of ducking and covering, I’m ordering pumpkin spice pancakes and looking forward to the holidays with renewed enthusiasm. Instead of dreading that I’m not ready for Thanksgiving, I’m already cleaning the house for it. If the threat of nuclear armageddon can’t get me down, neither can 36 hours of cooking. It’s a whole new world and I’m finding comfort in new places. Who knows, maybe I’ll decide to get up before the sun this Black Friday and join the masses in trampling each other at Walmart. Okay, no. There are limits. But I’m seriously committed to taking comfort in the coming holidays in a child-like way. Here’s to pumpkin spice everything.

 

 ¡Qué año! Si eres como yo, tu cabeza está explotando cada vez que ves las noticias en este 2017. Como la mayoría de las personas, estoy descubriendo que en este año divisivo y explosivo en nuestro país, necesito consuelo. Un serio confort. Y lo estoy encontrando en lugares que nunca hubiera esperado. No soy fanático de los deportes, por ejemplo, pero encontré un gran consuelo en la Serie Mundial este año. Eso fue nuevo para mí. Me sentí totalmente libre de la locura política mientras veía los juegos. Todo parecía tan puro y dulce ... ver a los muchachos del verano pegando jonrones sin mencionar la política. Todos creímos en lo mismo por unas pocas horas. Sin lanzamientos falsos o puntajes alternativos. Todos acordamos las reglas. Se sentía tan diferente de mi dieta normal de noticias tóxicas que era consciente de lo agradable que era. Era un lugar al que podía ir para escapar de la locura de nuestro país. Solo pasando los cacahuetes. Así que dejé de lado toda la política y disfruté el juego como todos los demás. No sé por qué no he hecho esto antes en la vida. Creo que nunca antes lo había necesitado.  

Siento la necesidad de celebrar, de abrazar las cosas de una manera nueva. Normalmente, veo la próxima temporada navideña como algo para lo que no estoy preparado. Por lo general, a principios de noviembre me catapulta a una carrera hacia el Día de Acción de Gracias, luego a Navidad sin respirar.  Celebraba las vacaciones porque tenía que hacerlo en lugar de disfrutarlas por completo. Pero creo que este año podría ser diferente. Ni siquiera me molesta que todo tenga sabor a calabaza este año. Lo estoy celebrando. No estoy estresado porque el Día de Acción de Gracias está a la vuelta de la esquina, y estoy deseando ponerme al día con mis amigos este año, algo que hago muy pocas veces; lo saludable. Estoy buscando activamente hacer ejercicio y una mejor dieta y tiempo con amigos. Y estoy deleitándome activamente con los beneficios.  Durante la Crisis de los Misiles de Cuba, la gente estaba nerviosa y practicaba agacharse y cubrirse. Pero descubro que la amenaza de la guerra nuclear en este 2017 me está ayudando realmente a buscar una vida más profunda. Estoy disfrutando las cosas más simples porque necesito hacerlo, porque mi cabeza todavía explota a diario. Así que en lugar de agacharme y cubrirme, estoy pidiendo panqueques con sabor a calabaza y estoy deseando que lleguen las fiestas con renovado entusiasmo. En lugar de temer que no estoy listo para Acción de Gracias, ya estoy limpiando la casa para eso. Si la amenaza nuclear del armagedón no puede hacerme caer, tampoco pueden 36 horas de estar cocinando. Es un mundo completamente nuevo y estoy encontrando consuelo en nuevos lugares. Quién sabe, tal vez decida levantarme antes de que salga el sol este Viernes Negro y unirme a las masas pisoteándonos en Walmart. Bueno, no tanto, hay límites. Pero estoy seriamente comprometido a tomar las próximas vacaciones con la comodidad que las toma un niño. Aquí está, para darle sabor a calabaza a todo.                          

Durante la Crisis de los Misiles de Cuba, la gente estaba nerviosa y practicaba agacharse y cubrirse. Pero descubro que la amenaza de la guerra nuclear en 2017 me está ayudando realmente a buscar una vida más profunda. Estoy disfrutando las cosas más simples porque necesito hacerlo, porque mi cabeza todavía explota a diario. Así que en lugar de agacharme y cubrirme, estoy pidiendo panqueques de especia de calabaza y estoy deseando que lleguen las fiestas con renovado entusiasmo. En lugar de temer que no estoy listo para Acción de Gracias, ya estoy limpiando la casa para eso. Si la amenaza del armagedón nuclear no puede hacerme caer, tampoco pueden 36 horas de cocción. Es un mundo completamente nuevo y estoy encontrando consuelo en nuevos lugares. Quién sabe, tal vez decida levantarme antes del sol este Viernes Negro y unirme a las masas pisoteándome en Walmart. De acuerdo, no. Hay límites Pero estoy seriamente comprometido a tomar la comodidad en las próximas vacaciones de una manera infantil. Aquí está todo para la calabaza.